Anuncian un calendario de movilizaciones y advierten a la clase política de que «no vengan a hacerse fotos con el sector, porque nadie les recibirá si no traen soluciones»

Las lluvias registradas desde esta madrugada en la Axarquía no han servido para acallar el malestar existente en el sector agroalimentario por las restricciones impuestas por la Junta de Andalucía a la agricultura de la zona debido al bajo nivel de las reservas hídricas existentes en el embalse de La Viñuela como consecuencia de la sequía. Todo lo contrario. Por primera vez después de mucho tiempo asociaciones agrarias, de transportistas y de comerciantes, así como comunidades de regantes, empresas comercializadoras y productores de la comarca e incluso de la Costa Tropical de Granada, se han unido para suscribir un manifiesto redactado por la Asociación Española de Tropicales exigiendo soluciones urgentes para acabar con la falta de agua.

El manifiesto, que se ha dado a conocer en la Mancomunidad de la Axarquía, arremete sin tapujos contra las administraciones y de manera especias contra la Junta de Andalucía, «la de antes y la de ahora», como responsable de la Cuenca Mediterránea Andaluza, a la que acusa de «total pasividad e incapacidad» y de estar ajena a las acuciantes necesidad del sector, que desde hace mucho tiempo lleva presentando propuestas y demandado soluciones. «Hemos visto pasar otros periodos de sequía sin que se haya hecho absolutamente nada, hemos visto pasar los años y estamos igual», se asegura en el manifiesto.

En este sentido, los firmantes del mismo expresan que la «administración no puede seguir mirando para otro lado esperando que simplemente a que llueva y seguir incumpliendo sistemáticamente lo dispuesto en sus propios planes hidrológicos».

La Asociación de Tropicales, que agrupa a productores de diversas provincias españolas, siendo en Málaga donde más socios cuenta, señala que ante la falta de agua los agricultores han utilizado otros recursos alternativos como los pozos de los acuíferos y subalveos costeros, y tanto en la provincia como en la costa granadina estos se están secando y salinizando. Sobre las aguas regeneradas, indican en el manifiesto que no se están concediendo a los regantes «porque no hay tratamiento terciario o simplemente no funciona».

Consideran imperativo que se termine la evaluación ambiental del proyecto de Béznar-Rules en Granada y que se ejecuten las tuberías de distribución para que el agua embalsada llegue a los regantes. Exigen la puesta en funcionamiento de los pozos del río Chíllar en Nerja para el abastecimiento humano y ahorrar así agua para regadío. Piden también poner en funcionamiento los pozos de Zahala y Aljaima en el caso de Málaga y dotar a las depuradoras de sistemas terciarios eficaces, a la vez que lamentan que la administración no autorice mientras tanto que las aguas recicladas se viertan en las cabeceras de los ríos para recargar los acuíferos.

Denuncian que no existe un mantenimiento correcto de los túneles de trasvase al pantano de La Viñuela y de las represas de captación, «por lo que no entrar el agua que podría o debería entrar» en el embalse. En este sentido, reclaman el desatoro del túnel del río Rubite.

La Asociación de Tropicales, que ha anunciado la elaboración de un calendario de movilizaciones, hace constar en el manifiesto que los agricultores han realizado un gran esfuerzo inversor para modernizar sus instalaciones de riego, asegurando que «no existe despilfarro de agua en nuestra agricultura». Asimismo señalan que una hectárea de aguacate no consume más agua que una hectárea de cítricos.

Recuerdan también la importancia económica del sector agroalimentario para los pueblos y la comarca, por su facturación neta y su capacidad de generación de empleo directo e indirecto. En este sentido, hacen constar que la agricultura ha sido en tiempo de crisis la que ha salvado a las comarcas y que hoy son el motor económico de ellas.

«Pedimos el compromiso de todos los sectores de la sociedad: turismo, industria, comercio y educación en el apoyo a un sector tan importante para las comarcas de la costa de Granada y Málaga y en la reclamación de las inversiones y obras necesarias y prometidas por la administración», recoge el comunicado, que finaliza con una advertencia para la clase política«que no vengan más a hacerse fotos junto al sector agrícola, que nadie los recibirá hasta que traigan propuestas con soluciones». La lectura del manifiesto reunió a más de medio centenar de personas.

La Axarquía tiene desde primeros de noviembre un 25 % menos de dotación de agua para regadío, al pasar de 4.000 a 3.000 metros cúbicos por hectárea y año cuando en los planes hidrológicos ha llegado a tener reconocidos hasta 7.500. La restricción impuesta ha llevado a la Asociación Española de Tropicales a asegurar que con el recorte en la dotación de agua «no se puede asegura la viabilidad y el futuro de nuestros cultivos».

Esta noticia ha sido publicada en el Diario Sur por Agustín Peláez, si quieres ver la noticia original, haz click aquí.

Leave a Comment