El colectivo de productores sale así al paso de las restricciones impuestas en la Axarquía y advierte que puede provocar la pérdida de numerosos árboles

Los agricultores del sector tropical no se muestran dispuestos a permanecer callados y sin hacer nada mientras ven como la Administración andaluza les recorta la dotación de agua para regadío debido a la sequía sin que se tomen medidas encaminadas a dotar a los productores de otros recursos hídricos alternativos. El recorte, que ha entrado en vigor este mes de noviembre y que se mantendrá hasta finales de enero, próximo conlleva una rebaja del 25 por ciento del agua asignada al regadío de la comarca de la Axarquía con el agua almacena en el embalse de La Viñuela respecto al pasado año hidrológico, lo que supone 1.000 metros cúbicos menos por hectárea y año (se pasa de 4.000 metros cúbicos a 3.000).

Para el presidente de la Asociación Española de Tropicales, Javier Braun, este recorte puede suponer la pérdida ya no sólo la pérdida de cosecha para los agricultores, sino también de árboles.

«Hay pozos que se están agotando, dado que no hay precipitaciones. Y todo apunta a que a finales de enero las restricciones se endurezcan, ya que tampoco este mes de noviembre hay previsiones de lluvia», ha declarado Braun.

Ante esta situación, la Asociación de Tropicales ha asegurado que desde el colectivo se estudian movilizaciones para exigir a las administraciones medidas dirigidas a garantizar el agua a un sector que, para Braun, ha transformado la economía de la Axarquía al ser generador de empleo y de riqueza.

«El sector tropical es vital para la economía tanto de la Axarquía como para la costa granadina. Aquí protestamos porque no llueve y no se realizan inversiones para dotar al sector de recursos alternativos. En la costa de Granada lo hacen porque tienen una presa con agua, la de Rules, pero no tienen conducciones a través de la cual puedan recibirla para poder regar», ha explicado Braun.

En el caso de la comarca oriental malagueña, el presidente de la Asociación Española de Tropical recuerda que el colectivo lleva más de cinco años solicitando obras y actuaciones para garantizar el agua al tropical. «Sin embargo, todavía estamos pendientes de poder hacer uso de las aguas regeneradas. No se ha hecho nada para poder trasvasarnos agua para regar desde otras zonas menos deficitarias que tiran recursos al mar, cuando aquí tenemos el embalse de mayor capacidad de Málaga (165,4 hectómetros cúbicos), pero donde sólo tenemos 50 hectómetros cúbicos almacenados», ha lamentado.

Para Braun, tampoco es admisible que por parte de la Junta no se establezca un dispositivo permanente para garantizar la limpieza de la red de túneles que tienen como finalidad llevar el agua de los cauces de los ríos y arroyos Cueva, Solano, Seco, Alcaucín, Bermuza, Almanchares, Granados y Rubite, situados a uno y otro lado de la presa, hasta el embalse.

La asociación de tropicales presentó en su momento un listado de 40 medidas entre las cuales figuran la conexión de los pozos del río Chillar y el del Molino de la Monjas para abastecimiento, otros de la vega del río Vélez y el uso de las aguas depuradas de las EDARs de Vélez y Rincón de la Victoria, así como la limpieza de los túneles de conducen el agua de diferentes cuencas de la zona hasta la presa de La Viñuela, además del aprovechamiento de las agua regeneradas de la depuradoras de Algarrobo y Torrox, propuestas que el colectivo considera que son asumibles.

Para el presidente de la asociación, las medidas que se lleven a cabo para garantizar el agua a la sector tropical deben tener en cuenta también a las plantaciones situadas por encima de la cota 140 del plan Guaro.

Braun ha anunciado que si no ven ningún movimiento por parte de las administraciones para resolver el problema de la falta de agua, iniciará una ronda de contactos con todos los agentes sociales de la comarca para comenzar a preparar manifestaciones y protestas.

«No podemos quedarnos quietos mientras vemos que podemos perder nuestras explotaciones y la economía de la comarca. Las empresas comercializadoras de frutas tropical emplean cada una de ellas entre 100 y hasta 500 personas, puestos de trabajo que son permanentes», ha declarado.

Esta noticia ha sido publicada en el Diario Sur por Agustín Peláez, si quieres ver la noticia original, haz click aquí.

Leave a Comment